Al Pan Pan y la Vino Vino | Nunzio Di Marca

10.12.2014 01:06

Al Pan Pan y la Vino Vino

Por Nunzio Di Marca

Los locutores y los periodistas tenemos el deber profesional de escribir y de transmitir la verdad de las cosas. 

Cuando digo Ia verdad me refiero a lo que uno se entera después de investigar los asuntos y los cuentos que corren por las calles. Hay muchos que comentan y critican sin averiguar la realidad de las cosas. 

 

Se dejan llevar de la ignorancia y critican a la gente injustamente. Hay veces cuando una crítica constructiva es necesaria pero eso no justifica que la persona sea ruda e insulte el carácter de la otra. 

 

Uno tiene que pensar antes de hablar, y no hablar sin pensar. Se tiene que decir al pan pan y al vino vino en tal manera que se informa la gente de lo que ocurre diplomática e imparcialmente.

Yo personalmente no estoy de acuerdo con muchos artículos que leo en los periódicos pero respeto a las personas que los escriben y cuando me doy cuenta que dicen una verdad comprobada tengo que aceptarla, punto.

 

Por esa razón no se puede complacer a todo el mundo. Debemos reconocer que todos somos responsables de nuestras acciones y por eso se debe estar seguro de lo que uno dice o escribe. Una opinión no es necesariamente una verdad a menos que esa opinión está acompañada de una clara prueba y allí la opinión se convierte en una realidad. 

 

No tengo vínculos ni acciones con el periódico Rumbo pero le doy crédito por el trabajo que han hechopor dieciocho años y que siguen haciendo. 

Rumbo es el único periódico bilingüe y bicultural de esta región. 

 

El periódico le da la oportunidad a quien sea de escribir o de estar en su programa Crossover para expresar o comentar lo que se piensa y dar la razón por la cual se piensa eso. 

 

Antes de esta última elección Dalia invitó a distintos candidatos de ambos partidos políticos en su programa Crossover gratis para poderle dar, la mayor información posible a los votantes para mejor decidir por quién votar.

 

Todas esas entrevistas fueron fantásticas. Decir o escribir la verdad no es un crimen, ni se merece comentarios negativos o insultos. Esos últimos demuestran la falta de profesionalismo y de ética. 

 

Se le debe dar crédito a quien crédito se merece y criticar a aquellos que se merecen la crítica. Gracias a esa pareja dinámica de Dalia Díaz y Alberto Suris y su arduo trabajo con su periódico Rumbo han llenado el vacío que existía aquí sin un periódico para hispano hablantes. 

 

Son pocas las actividades que ellos no publican. Están presentes en casi todas las actividades que se llevan a cabo en el área del Valle Merrimack.

 

Ellos dos se han sacrificado por casi veinte arios, educando a la gente y han contribuido al desarrollo de la ciudad y en particular a os distintos sectores de la comunidad.

 

Lo que ellos han hecho y siguen haciendo no es algo fácil. Deberíamos aplaudirlos y sentirnos afortunados de tenerlos entre nosotros como colegas, vecinos y amigos

 

Rumbonews, 15, 2014. Edición 465