El torneo electoral‏

15.05.2012 11:04
Al escoger los trinitarios el nombre de REPUBLICA sostenían el principio agregado al nombre, el gobierno de la ley, que es el termino que abarca el concepto, si a esto  sumamos  democracia, que es la forma de organización que deriva en  que el poder reside en la totalidad de sus miembros cuyas decisiones  reflejan la voluntad de las mayorías, concediéndole legalidad a los representantes escogidos.
 Debemos inferir, entonces, en que la totalidad de los escogentes, con la capacidad de ser partes iguales y con el poder de determinar los que serán dirigentes, iguales en el todo, tienen la impronta de ser responsables de las actitudes y acciones de sus elegidos.
Participar, como debemos, en la escogencia de los favorecidos para dirigir los destinos de la nación, es un acto de responsabilidad civil, pero va mucho más lejos, pues nos hace responsables en gran medida, en el derrotero que asuman nuestros favorecidos, haciéndonos  culpables por comisión de lo bueno, pero también, de todo lo negativo que pueda ocurrir en el tiempo del legado, lo mismo seria de no ejercer el derecho constitucional del sufragio, seriamos culpables por omisión.
Así que pasado el torneo electoral, los responsables de la escogencia, no podrán venir con lamentos ni lloros, de igual manera los eximidos, no tendrán el derecho a quejas y protestas, pues serán corresponsables de la situación del país, de la famosa corrupción, de los contratos grado a grado, del deterioro de la calidad de vida, de la delincuencia imparable, de los acuerdos con el narcotráfico, en fin con toda la intríngulis que soportamos los dominicanos en los gobiernos de los tres partidos que en los últimos cuarenta años han dirigido la nación como una parcela de su propiedad.
Como podrá usted venir al muro de los lamentos con un vaivén de santurrón arrepentido si  usted ejerció su voto por Hipólito, Pepe y Salazar y los demás cofrades de sus oscuros años en el ejercicio del poder, como votar por un PRD que en cada ejecutoria, donde ha sido el protagonista principal, ha cerrado la esperanza y que en su momento ha dirigido todos los centros del poder, teniendo mayoría, tanto en el congreso, como en las alcaldías y que en estos momentos tiene altas cuotas de poder. Dígame usted?
Como podrá usted justificarme un voto por un PLD que ha cuantificado, elevándola, la corrupción a niveles antes nunca vista y que parece indiferente y sordo a los reclamos por la seguridad ciudadana y que además, tiene como uno de sus voceros mas preclaros, a un Félix Bautista cuyo nombre, desde ya, es sinónimo de dolo, enriquecimiento ilícito y una gama increíble de vagabundería, soportable solo, por la incapacidad de un sistema jurídico, llevada por los pelos por un PLD inconsecuente y alejados de los principios y la calidad acrisolada de un don Juan Patriótico.
Tiene usted como yo una tremenda responsabilidad y aunque muchos, por comodidad, por llevarse de la inercia y otros por ceguera, aducen que no es su tiempo, estimo que es tiempo de la patria, es tiempo del país, es tiempo de cambios tangibles y sustanciales, es tiempo de la esperanza y de volver a comenzar, donde hace tanto perdimos la nación por el interés de unos cuantos. Es tiempo de hacer valer nuestro voto, dejar de ser cómplices de esta partidocracia de malandrines y tontos útiles, de revivir el deseo duartiano de una REPUBLICA digna y soberana es el tiempo de Guillermo Moreno el único cambio posible y real , donde se hará verdaderamente lo que nunca se hizo y donde primara el concepto de, pero, para todos. Recuerda dejemos de ser cómplices y votemos por el numero 26, alianza país.
Fill out my online form.